Al comprar, siempre cabe la posibilidad de que más de algún producto salga defectuoso. Por eso es mejor que tengas claro los derechos que tienes como consumidor respecto a las garantías de los productos. En el blog de LegalChile te lo explicamos. Foto: La Tercera

Todos los productos nuevos tienen garantía legal de 3 meses. Si eventualmente un producto nuevo funciona mal, es defectuoso o no cumple con lo prometido, tienes la opción de elegir entre cambiar el producto, que lo reparen o que te devuelvan el dinero que pagaste por él.

El Sernac señala  que esta garantía es 3×3:

1)      Cambio del producto

2)      Reparación gratuita

3)      Devolución del dinero desde la fecha de la compra o desde que recibiste el producto.

Recuerda: para ejercer el derecho, el proveedor debe ofrecerte las mismas condiciones que existieron al momento de comprar y no pueden enviarte a lugares lejanos o con horarios de atención restringidos.

¿Puedo cambiar un producto porque no me gustó?

La ley indica que un consumidor tiene el derecho de cambiar un producto, si éste no funciona o no cumplió con las características prometidas, pero no porque no le gustó o no le quedó la talla.

Sin embargo, algunas tiendas ofrecen un plazo voluntario a sus clientes para cambiar los productos sin manifestar una razón, el que generalmente es de 10 días. Pero si las empresas ofrecen esta opción, deben cumplirla.

¿Cómo hago valer la garantía?

-          En primer lugar, debes presentar la boleta,  factura o cualquier otro documento que acredite la compra, tales como voucher de tarjeta de crédito o estado de cuenta si eres cliente de la  multitienda o el respectivo comercio.

-          Para ejercer ese derecho la tienda deberá ofrecer las mismas condiciones que tuviste al comprar el producto, no debe  enviarte a lugares lejanos o en condiciones más desfavorables  para ti, que las que te ofreció al efectuar la venta.

-          No aceptes los carteles o timbres que indican que no se admiten cambios ni devoluciones. Si son productos nuevos, cuentan con la garantía legal de 3 meses, contados desde que se recibió el producto, siempre que éste no se hubiese deteriorado por algún hecho tuyo.

¿Qué es la garantía voluntaria?

Es aquella otorgada por la empresa, en que  un mayor plazo para hacer uso de la garantía. La garantía no tiene costo, sin embargo, usualmente se exige el cumplimiento de ciertas condiciones, como por ejemplo, las de efectuar las reparaciones en servicios técnicos autorizados por el vendedor.

¿Los servicios técnicos tienen garantía?

Los servicios de reparación tienen una garantía de 30 días hábiles desde la fecha en que se  le entregó el producto. Si el producto reparado falla durante el período de vigencia de la garantía, el consumidor tiene el derecho a llevarlo nuevamente al servicio técnico, sin costo para una nueva reparación, situación que renueva la garantía mínima legal.

¿Qué es la “garantía” extendida?

Esta no es una garantía, sino más bien un servicio que ofrecen algunas empresas que alarga el plazo de la garantía original (la legal y/o la voluntaria).

Este servicio se paga extra y el consumidor elige si la quiere o no. No todas son iguales, así que debes leer bien el contrato.

Cabe señalar que tanto la garantía contemplada en la ley, como la que otorgue el vendedor se suspenderán durante el tiempo en que el bien esté siendo reparado en ejercicio de la garantía.

¿Qué pasa si me cambian un producto dentro de la garantía legal, pero vuelve a fallar y pasaron los tres meses?

Si a un consumidor le entregan otro producto nuevo, como cambio del que falló, éste tiene nuevamente la garantía de 3 meses, por ser un producto nuevo.

Pero si este nuevo producto falla y ya han transcurrido los 3 meses de garantía legal desde que lo compró o desde que lo recibió, ya no podrá reclamar al proveedor por la falla.

¿Los productos usados tienen garantía?

No, la garantía legal se puede exigir sólo para los productos nuevos. Pero las empresas tienen la obligación de anunciar, a través de carteles o en los envases o boletas, que el producto es usado o refaccionado.

No al mercado informal

Algo a tener en cuenta, es la responsabilidad que debes tener como consumidor y no comprar en el mercado informal, para no tener problemas con los productos. Si compras a vendedores ambulantes y otros, no podrás exigir la garantía de tu producto.