El código penal chileno entendiendo que una persona forzosamente pueda verse expuesta a una situación en la que debe defenderse a sí misma, a un pariente o incluso a un extraño, contempla y regula lo que conocemos como la legitima defensa.

Los requisitos copulativos que deben concurrir para que una persona quede exenta de responsabilidad, amparándose en la legítima defensa, según lo establece al Artículo 10 del Código Penal son:

1.- Que se sufra una agresión ilegítima.

2.- Racionalidad del medio empleado para repelerla, es decir que exista proporcionalidad.

3.- Falta de provocación por el que se defiende.

Debemos entender que lo que permite la Ley es cometer una conducta antijurídica en la medida en que se reúnan los requisitos señalados anteriormente, lo que no deberá entenderse bajo respecto alguno que se permita el cometimiento de delitos, siendo entonces en la práctica igual o incluso mayormente relevante lo que la jurisprudencia, es decir los tribunales digan en relación a hechos particulares, velando siempre porque esta conducta no constituya en sí un delito independiente del que se pretendió repeler.

No es sencillo -como es de suponer- concordar que un mismo hecho no sea constitutivo de delito no obstante ser objetivamente una conducta antijurídica, por su parte constituye un tanto un sinsentido el afanarse en circunscribir la legítima defensa a una conducta  o hechos determinados, siendo lo realmente relevante la labor de fiscales y defensores quienes, en base a las teorías del caso que sostengan, tendrán que acreditar si concurren en los hechos las causales eximentes de responsabilidad penal.

¿Aplica también por defender a terceros?

Aplica también cuando se defienden los derechos de su cónyuge, de su conviviente civil, de sus parientes consanguíneos en toda la línea recta (hijos, padres, abuelos, nietos, bisabuelos, bisnietos, etc)

¿Puedo atacar a alguien que entra a robar a mi casa?

Se presume que alguien actúa en legítima defensa cuando repele a otra persona que ingresa ilegalmente a su casa, en este caso, la persona no sería condenada cualquiera sea el daño que le cause al que entra a su hogar de esa manera.

Pero en todos los casos, el hecho debe ser investigado y determinarse claramente que se dieron los presupuestos de la legítima defensa.