Cada día escuchamos más noticias sobre este delito. Debido a la masificación de este fraude, todos tenemos que estar al tanto de lo que tenemos que hacer en caso de que nos pase. Aquí te explicaremos todo sobre la clonación de tarjetas.

¿Qué significa “clonar” una tarjeta de crédito?

Extraer la información contenida en su banda magnética y copiarla en otra tarjeta para cometer ilícitos con ella. Este delito infringe las leyes Nº 19.223 y Nº 20.009 por delito informático y uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito, respectivamente.

¿Cómo la ley sanciona la clonación de tarjetas?

La Ley N° 20.009 castiga el delito de uso fraudulento de tarjetas de crédito o débito con presidio menor en cualquiera de sus grados. Y se aplica en su grado máximo si la acción realizada produce perjuicios a terceros. Además, la Ley N° 19.223 establece la pena de presidio menor en su grado mínimo a medio para quien con ánimo de apoderarse, usar o conocer indebidamente la información contenida en la tarjeta, la intercepte, interfiera o acceda a ella.

¿Qué hacer en caso de clonación?

Si su tarjeta de crédito o débito ha sido clonada debe dar cuenta de inmediato al banco. Al bloquearla ya no es posible seguir realizando compras, pues el sistema en línea avisa que esa tarjeta debe ser retenida. En caso que se continúen haciendo operaciones con ella, éstas no serán de su responsabilidad pues ya dio aviso al banco.

¿Se pueden clonar tanto las tarjetas de crédito como las de débito?

Se puede clonar la información contenida en todos aquellos plásticos o tarjetas que utilicen el sistema de banda magnética. Por lo tanto, se puede copiar y utilizar maliciosamente la información contenida indistintamente en las tarjetas de crédito, débito y también, todas las tarjetas emitidas por instituciones no bancarias (tarjetas de casas comerciales)

¿Qué medidas podemos adoptar para evitar fraudes con nuestras tarjetas?

  • Antes de introducir la tarjeta, debes cerciorarte que la ranura de acceso de la misma y el dispensador de salida de billetes, se encuentren libres.
  • Cuando digites la clave secreta, tápala con la mano, ya que en algunos dispensadores los delincuentes colocan cámaras para grabarlas.
  • No pierdas de vista tu tarjeta.
  • No permitas que la deslicen por más de un lector.
  • Revisa periódicamente tu saldo, y si detectas un consumo que no realizaste, notifica inmediatamente a tu Banco.
  • Utiliza contraseñas con números que no sean de fácil deducción, evitando entre otros el año de nacimiento, el número de cédula de identidad, la dirección, entre otros.